Hombre muerto

Microcuento


En aquel rincón vivía yo —por fin he vuelto— regresé para apagar las velas de mi cuarto, han estado encendidas por diez años. No son las mismas niñas que yo conocía; crecieron. Ya no lloran más, pues la cera lo hace por ellas. Y el bermejo en sus rodillas lo explica todo.

Pablo Alejos Flores

Creative Commons License

Photo by Mike Labrum on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s