Residuos de oro

Microrrelato


El escritor agarró con furia el lápiz, escudriñó aun en el fondo de sus recuerdos, halló una nueva página en blanco y escribió… una bazofia tras otra. Saciaba así el más grande disgusto que se apoderaba de su cuerpo. Al concluir, ya agotado, apiló todo su trabajo, había dado vida a un monte lleno de basura. Y por fin pudo deslumbrarse con su portentosa creación.

Pablo Alejos Flores

Creative Commons License

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s