Espejo encarcelado

Microcuento


«¡Heme aquí cual sombra moribunda! ¿Cómo es esto vida? ¡Yo crecí para ver el mundo bajo mis pies!… Traigánme al encargado, al culpable de mis males. De jamás hallarlo, nunca descansaré», proclamaba yo ante cuadro paredes forticadas. Y la soledad, con tremor en los labios, me respondió: «Mire, señor, por acá. ¿Es acaso él el responsable?». «Sí. ¡Ahí está el maldito!», respondí. Sin siquiera dudar por un segundo, embestí mis puños contra él hasta dejarlo hecho pedazos en el suelo… Sorpresa la mía al notar que ya ni mi propio rostro reconocía.

Pablo Alejos Flores

Creative Commons License

2 comentarios sobre “Espejo encarcelado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s